martes, 5 de julio de 2011

Echó amarras desatando el cordel que vestía por cinturón, navegamos durante toda la noche hasta que arrojó el ancla por la borda y me desbordó con los gemidos del oleaje.

1 comentario:

imafraidoffilmaffinity dijo...

Todo sea por mermar el rompeolas.